El café puede ayudar a combatir la obesidad

Buenas noticias para aquellos a los que nos gusta el café: ayuda a adelgazar. O hablando con propiedad, puede contribuir a reducir el aumento de peso, tal y como se explica en un artículo reciente. Porque lo que hace es ayudar a generar y movilizar grasa parda.

Pero ¿qué es la grasa parda? En los mamíferos, encontramos dos tipos de adipocitos o grasas: la blanca, que funciona como reserva energética – y por lo tanto, aumenta cuando se consume mucha comida – y la grasa parda, que sirve esencialmente para generar calor.

Hasta hace poco, se pensaba que en los seres humanos la grasa parda sólo aparecía cuando eramos bebés. En otros mamíferos sí se conocía su presencia y su función: es el tejido que produce calor durante la hibernación.

Pero resulta que los humanos adultos también tenemos grasa parda, y funciona exactamente igual que otros animales: “quema” una gran cantidad de energía para producir calor, con lo que se consume muy rápidamente.

De hecho, las personas con un índice de grasa corporal – que es uno de los métodos más fiables para determinar el sobrepeso, y no tanto la masa corporal – bajo tienen mayor proporción de grasa parda que de grasa blanca.

El café lo que hace es provocar que parte de las reservas se transformen en grasa parda, y por tanto se consuman para producir calor, en lugar de acumularse en forma de grasa blanca. De esta manera ayuda a adelgazar, porque provoca un consumo de calorías.

Para demostrarlo, los investigadores realizaron un experimento en dos fases. Primero determinaron, en cultivos celulares, cuál era la dosis correcta de cafeína que cumplía esta función. Una vez que tuvieron este dato, pasaron a realizar las pruebas en humanos.

En esta segunda fase estudiaron el calor generado tras el consumo de café. Pero no en general, si no en los lugares en los que los humanos acumulamos la grasa parda, que es principalmente el cuello. Así pudieron llegar a la conclusión de que el café fomentaba la movilización de la grasa parda.

¿Esto quiere decir que con tomar café ya estamos adelgazando? Pues sí y no. Antes hemos hablado de la dosis correcta de cafeína, la cantidad que debemos tomar para que cumpla esta función de movilización de grasa parda. Y claro, cada persona tiene un umbral ligeramente distinto, y cafés con diferente origen y preparación también difieren.

A esto hay que sumarle que normalmente el café no se toma sólo. Muchas personas lo mezclan con leche, o le echan azúcar o incluso ambas cosas. Estos factores no se han tenido en cuenta a la hora de realizar el estudio, así que su efecto no está claro. Puede que no influyan, o puede que directamente eliminen el beneficio.

Lo que sí está claro es que una dosis adecuada de cafeína puede contribuir a reducir la obesidad, que es tal vez la mayor epidemia actual en los países desarrollados. No es mala idea seguir esta línea de investigación.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: